Palabras contradictorias

El castellano es maravilloso y tiene palabras que son antónimas de sí mismas. Existen palabras que tiene a la vez un significado y su opuesto. A esto se llama enantiosemia y también autoantónimos. El origen de la enantiosemia está habitualmente en la antífrasis -designación de personas o cosas con voces que significan lo contrario- y en los usos irónicos. Muchas veces las palabras usadas en sentido irónico pueden tener un significado opuesto al que en realidad conllevan.

Ejemplos de autóantonimos

  • Consultor: el que consulta / el que asesora
  • Huésped: quien se aloja en casa ajena / quien hospeda en su casa a una persona
  • Alquilar: dar algo en uso a cambio de un precio / tomar algo para usarlo a cambio de un pago
  • Nimiedad: pequeñez, insignificancia / exceso, demasía
  • Dar clase: impartir clase / recibir clase
  • Conjurar: conspirar, uniéndose muchas personas o cosas contra alguien para hacerle daño o perderle / impedir, evitar o alejar un daño o peligro
  • Defender: amparar, liberar, proteger / impedir, estorbar
  • Monstruo: persona que presenta anomalías, persona cruel o persona fea / persona que en cualquier actividad excede en mucho las cualidades y actitudes comunes
  • Pasar algo a la historia: adquirir gran importancia o transcendencia / Perder s actualidad o interés por completo
  • Bicoca: chollo / cosa de poca estima o aprecio
  • Nictálope: dicho de una persona o especialmente de un animal: que ve mejor de noche que de día / dicho especialmente de una persona: que tiene dificultad para ver de noche o con luz escasa
  • En absoluto: de una manera general, resulta y terminante / no, de ningún modo
  • Heredar: suceder por disposición testamentaria o legal a alguien en la posesión de los bienes y acciones que tenía al tiempo de su muerte / recibir algo correspondiente a una situación anterior

A veces, los dobles sentidos son el resultado de la evolución de la lengua, lo que ha dado lugar a significados contradictorios. Por ejemplo, enervar significa “debilitar, quitar fuerza” pero también “poner nervioso, irritar”. Antiguamente se creía que los nervios eran lo que les daba fuerza a los seres vivos.

¿No te parece maravillosa nuestra lengua?

Entradas creadas 29

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba