No sé cómo decirte

Pretendo redimirme de todos los pecados que aún no he cometido, ya planeo la fuga de todos los lugares donde te prometí quedarme. Nunca cumpliré mis promesas mas me encanta que dibujes alas de mariposa sobre mis costillas. Sin embargo, soy un pájaro a punto de alzar el vuelo. Pasé tanto tiempo posada en la misma rama que la tuya me recuerda a casa. No sé cómo decirte que desde hace tiempo escucho el aleteo de mis ganas.

Me dejé llevar en tu cama porque la soledad en ocasiones me mata. Quiero beber de otros mares, aunque el tuyo me sacia. No es suficiente. No sé cómo decirte que no bebo para seguir viviendo y el agua ya no me basta.

Tus ojos me hablan queriéndome pedir a gritos lo que el eco borra. Te usé como medicina a unas heridas que yo misma me había propiciado. Intenté que fuéramos como los protagonistas de las películas, pero soy lo que viene después de comer perdices.  No sé cómo decirte que columpiarme en tus manos fue divertido, pero necesito guardar los despertares en la maleta, aunque sea sentándome sobre ella.

Acerté al intentar anclarme en tus labios, atándome en tus abrazos, sin embargo, no paro de soñar con equivocarme varias veces por año. No sé cómo decirte que eres justo todo lo que necesito, que eres demasiado perfecto para acariciar mis defectos. No sé cómo decirte que sé que me arrepentiré de abandonarnos cuando somos facilidad y felicidad.

Lo fácil me es insípido y es que prefiero curarme sabiendo que será tarde que anticiparme a la enfermedad de una vida sin riesgos. Soy el huracán de tu calma. Tus tobillos necesitan libertad y verdades enteras, ser grillete no va conmigo, así que no me digas que la libertad sin mí se vuelve cadena. Por favor, cuando abra la puerta no te quedes sentado en la celda. No quiero ser la prisión transparente que construirás con mi huida. No sé cómo decirte que no sé quién está ganando y quién está perdiendo.

Nunca me enamoré de ti y pretendo luchar otras guerras, que tú eras tregua. La paz me aprisiona los pulmones desde que bailo contigo. No sé cómo decirte que ojalá te quisiera, te eligiera, que no puedo quedarme, aunque haya sido invitada para comernos toda la vida.

Quieres besarme y no sé cómo decirte que si lo haces voy a dejarme llevar. Puede que creas que esta vez podrás convencerme, que para ti sea un triunfo, pero para mí es el impulso antes de echar a volar. El último revolcón antes de partir hacia ningún lugar. No sé cómo decirte que podré encontrar orgasmos en otros labios.

Y treguas.

Demasiadas palabras para una despedida que necesito que sea. Siento haberte destripado los sentimientos y abrir en canal las heridas que conmigo habías curado. No sé cómo decirte que necesito irme. No sé cómo decirte adiós sin que te duela.

 

No sé cómo decirte

Entradas creadas 25

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba