«Baile de las Vírgenes» en Suazilandia

El país de Suazilandia (o eSuatini) ubicado entre Mozambique y Sudáfrica es conocido por su Baile de los Juntos (Umhlanga), una celebración de 8 días en honor a la castidad. Cada vez más un atractivo turístico. Es un festival que se celebra anualmente ante el monarca Mswati III y donde miles de mujeres jóvenes y adolescentes bailan semidesnudas. Vírgenes todas ellas.

Mswati III
Fuente: El Diario Vasco

El rey es el último marca absolutista que queda en África, es conocido por su lujosa y estrambótica vida, mientras que Suazilandia es uno de los países más pobres del mundo. En este peculiar baile, o mercado sexual, el rey elige si lo desea a una nueva reina. Actualmente tiene 15 mujeres. Eso sí, la boda no será celebrada hasta que la joven se quede embarazada, si no es fértil será repudiada.

En un país tan pobre lo mejor que te puede pasar es que el rey te elija para su harén y vivir en su palacio, supongo. ¿Será por eso que hay bailes en los que se han estimado hasta 50.000 mujeres? (Una población total de un millón y medio de habitantes).

La mayoría de esas adolescentes acabarán infectadas de VIH, el 30% de la población está infectada. Además, gran parte de los suazis  creen que haciendo el amor con una mujer virgen podrán curarse del sida. El ciclo sin fin. Esto hace que se extienda más y más. Suazilandia tiene una de las esperanzas de vida más bajas a nivel global.

El monarca tiene montado un harén y es conocido por sus abusos, motivo por el cual dos de sus mujeres abandonaron los palacios. Otra fue expulsada tras ser pillada en la cama con el Ministro de Justicia. En 2018 murió una de sus esposas, supuestamente por una depresión acabó con su vida. En 2002 Amnistía Internacional acusó al monarca de violar los Derechos Humanos, secuestró a una niña de 14 años a la salida de la escuela para forzarla a casarse, según denunció una ciudadana. Unos años después se casó con una menor de 17 años, pese a haber sido él quien prohibió los matrimonios con menores de 18 años.

 

Danza del juco
Fuente: Diario Vasco

En pleno siglo XXI sigue en pie una tradición que objetiviza a la mujer y está impregnada de machismo. Lo peor su desenlace que acabará con un tercio de estas niñas infectadas de sida. Y yo me preguntó ¿dónde quedan los derechos humanos?

Entradas creadas 37

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba