Olor a verano
De esos bochornos en los que te ahoga la ropa. En los que el sol sale y se esconde. Y de rato en rato la lluvia cala sobre la espalda. Sobre el rostro y sobre la garganta, hasta descender a ese lugar donde todos desearían mojarse. De lluvia. Para después secarse bajo el sol tumbados en la hierba o andando sobre ella. Como si hubiese arena en lugar de hierba. En un lugar donde no hay playa pero hay agua. Una barca sobre el agua estancada. Sin sombra.

En un lugar donde remar se vuelve romántico y el calor se vuelve refrescante. Bajo el bochorno de mayo con olor a verano.

Olor a verano