No todo comienza un lunes

La ligereza de un revés que llama a la puerta sin dar cuentas. Todo se acaba cuando se suelta lo que atrapa. La despedida de un hasta siempre que recibe un desafío que todavía no tiene nombre ni apellidos. Pronto llegarás le digo a la vida que lleva en Morfeo desde que nadie irrumpe su descanso.

Ojos cerrados.

Contesta que nunca llegaría, pues nunca se había marchado pero fue invisible durante mucho rato. Una desconocida viéndose tras el retrovisor de un Subaru. Pestañeando al pasado.

Agítame, despiértame, bésame… pues yo soy tu vida y me estás dejando soñar cuando podría atravesarte la piel y hacer que los sueños comparados conmigo, la vida, sean chiquitos y parezcan lejanos. Agárrame fuerte, proclama pecados y empecemos a sentir que a tus pies aparece por fin el amor propio y déjate llevar por su trazo. Baila sobre las cadenas que antes te habían atado.

Del amor ajeno al propio hay un sólo paso y tiro porque me ha tocado.

Ya era hora de poner fin a esta huida y respirar la vida.

Todo comienza hoy, martes y 13, para restar la superstición de que algo saldrá mal. Una de arena, otra de cal. Lucho por ser del equipo de la arena y poder tocar el mar, aunque a veces trague un poco de sal. Levantarme y volver a empezar, porque no es vida si no hay caída y raspones en las rodillas.

Hoy, se despertó la vida. Y se cerró la herida.

 

No todo comienza un lunes

Entradas creadas 27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba