La resaca del 8 de marzo

[Total:0    Promedio:0/5]

 

Ayer 8 de marzo, el Día de la Mujer, se hizo historia (al final apareceremos en los libros de historia y todo). La huelga fue la muestra de que desde hace décadas muchas voces aclamamos la igualdad y queremos visibilizar y concienciar sobre un problema estructural y social –un problema que existe y no nos inventamos- que marca nuestro presente. Las voces ayer se oyeron más que nunca. El machismo sigue impregnando nuestro día a día y define cómo se comporta la sociedad, pero ya es hora de que el orden del mundo cambie. Es momento de luchar para erradicar un problema que se hace presente en todos los ámbitos de la sociedad y culmina con la muerte de muchas.

Un problema que existe y no nos inventamos.

Hoy quiero escribir, desde la resaca , sobre lo que leí ayer para preguntarme sobre las consecuencias del mañana.

Temor al término “feminista”

“Ni feminismo, ni machismo, igualitarismo”

¿Cuántas veces has escuchado esta frase? Seguramente tantas que serás incapaz de recordar de qué bocas ha salido. Parece que el término feminismo da miedo, como si las mujeres fuéramos a volvernos domadoras de hombres y reirnos a carcajadas cuando decidamos sobre sus cuerpos y sus vidas. No. No buscamos vengar años de sumisión, buscamos igualdad, una igualdad real. Y si tú como hombre o como mujer crees en la igualdad de las personas, pero rechazas el término feminista, siento decirte que eres feminista. Y querido hombre no te va a salir vulva por ser feminista y querida mujer puedes seguir depilándote las axilas aun siendo feminista. Porque si sois feministas vais a poder elegir sobre vuestro cuerpo y vais a aprender a respetar el de los demás, a elegir quién sois y a respetar cómo han decidido ser los demás.

El movimiento se llama feminismo porque su origen radica en el pasado donde los derechos universales o los derechos del ciudadano solo eran aplicables al hombre. La Declaración de los Derechos del Ciudadano de 1789 en la Revolución Francesa recoge una serie de derechos personales únicamente para los hombres. La lucha comienza cuando las mujeres quieren tener los mismos derechos que el sexo opuesto, pero esto no implica que sea un movimiento exclusivo de mujeres.

Si quieres ampliar esta información te dejo el siguiente artículo: ¿Por qué feminismo y no “igualitarismo”?

Ayer el temor a este término desapareció, puede que no del todo, pero de lo que sí me di cuenta es que cada vez más personas se sienten cómodas con él y que pasito a pasito se va entendiendo que es el feminismo, aunque a algunxs nos encantaría dar zancadas.

Que dé un paso al frente quien no tenga miedo

En febrero se cumplió un siglo desde que en Reino Unido se consiguió el voto de la mujer, uno de los mayores hitos de la mujer. Cien años después nos encontramos ante el #MeToo. Un siglo donde se sigue luchando por un fin común, un siglo donde muchas mujeres valientes han dado un paso al frente para conseguir lo que hoy tenemos y luchar por lo que en un futuro merecemos. Es una lucha generacional donde la igualdad se consigue en pequeñas dosis que suman grandes cambios.

#MeToo

El #MeToo nos ha enseñado a romper el silencio, a no callar y a no sentirnos culpables cuando somos víctimas. Un hashtag utilizado para destapar los abusos sexuales de Harvey Weinstein. La industria del cine ha empezado a alzar la voz y superar el miedo, también el mundo del deporte donde hace poco se destapó la repugnante trayectoria de Larry Nasser, el médico olímpico que abusó de gimnastas. Profesiones, como tantas otras, donde por ser mujer debes enfrentarte a situaciones de las que muchas veces por mucho que quieras no puedes escapar.

La sociedad ha empezado a darse cuenta que las mujeres no han provocado nada. Muchas han dado un paso al frente y se las ha cuestionado por el hecho de no haber hablado antes (cuando se sentían culpables, no como ahora), de haber aceptado tratos vejatorios o de habérselo buscado. El padre de una de las gimnastas creyó antes a su amigo Larry Nasser que a su hija menor de edad, ella calló durante años pensando que todo había sido por su culpa, años después varias voces se alzaron para denunciar lo que muchas no se atrevían. Fue entonces cuando este padre no fue capaz de perdonarse por no haber creído a su hija y se quitó la vida.

El machismo destroza a las personas.

El mundo se mueve

Argentina encendió la llama el año pasado al convocar una huelga general por el Día de la Mujer, se sumaron más de 200.000 mujeres. Este año la llama se ha extendido a más de 170 países. En El Salvador muchas mujeres han salido a la calle para exigir la despenalización del aborto; el aborto está prohibido bajo cualquier circunstancia –incluso para salvar la vida de la mujer o en caso de violación-. En Estados Unidos el movimiento #MeToo y un año bajo el mandato de Donald Trump han incitado al movimiento de las mujeres estadounidenses, además McDonald’s ha celebrado el Día de la Mujer dando la vuelta a la “M” de su logo y convirtiéndolo en una “W” de woman, algo que ha desatado la polémica. Indonesia, el mayor país musulmán del mundo, también ha salido a la calle a condenar la discriminación y violencia contra las mujeres. Turquía ha desafiado al estado que prohíbe todo tipo de manifestación. En Pakistán las mujeres piden dejar de ser dependientes de los hombres. En Japón se ha marchado por la igualdad. Filipinas ha protestado contra el presidente Rodrigo Duarte como un infractor de los derechos de las mujeres. Camboya ha sido el único país del Sudeste Asiático en celebrar este día. En muchas naciones del África Subsahariana ha habido actos reivindicativos o conmemoraciones, a pesar de que la violencia contra las mujeres es algo cotidiano. Rusia, de manera oficial, se ha definido como un país donde el feminismo ha desaparecido. Francia ha convocado huelga general, como España, y el diario “Liberation” subió su precio para los hombres como denuncia a la brecha salarial.

Diario Liberation

La primera huelga feminista en España destaca en la prensa internacional.

BBC
BBC
The Washington Post
The Washington Post
The Guardian
The Guardian
Le Monde
Le Monde

El mundo se mueve.

¿Qué se ve en la bola de cristal sobre el futuro?

El Foro Económico Mundial responde que al ritmo actual se necesitarán cien años para cerrar la brecha de igualdad entre hombres y mujeres. Las cifras varían según países y zonas geográficas, Islandia podría ser el país que está más cerca de cerrar la brecha de género, seguido de Noruega, España estaría en el puesto 24. Más info.

Pero es imposible determinar qué pasará porque el camino no es lineal y toda acción tiene su reacción. Cuanto más se avanza, más haters aparecen para desprestigiar el movimiento o ligarlo a otras ideologías y luchas que nada tienen que ver.

Hoy quiero decir que el mundo se mueve, lo cual significa que no nos lo estábamos inventado, que el machismo existe, que es real, que tenemos miedo. Y deberíamos sentirnos afortunadas aquellas que vivimos en un país como en España, eso nos dicen que hay países en los que a la mujer se le trata peor. ¿Y? El problema es global y a cada persona nos afecta de una u otra forma, seas de donde seas e independientemente del sexo que tengas. Cada vez más personas abren los ojos. La lucha no acabó ayer, no acabará mañana. Invito a que luches desde tu posición, en tu trabajo, en tu familia… Que te informes y hables del tema, que aprendas, que todo lo cuestiones y, por supuesto, que seas libre sin miedo a lo que te digan. Que vueles.

Aunque puede que hoy me haya levantado optimista y con resaca, nada más.

Pancartas
Pancartas en la manifestación de Valladolid.
Entradas creadas 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba