Hasta 1940 el rosa era masculino

 

El marketing, las marcas, la moda, la sociedad… todo lo que nos rodea nos ha enseñado que lo azul es masculino y lo rosa femenino. Esto lo tenías claro ¿verdad? Pero seguramente lo que no sabías es que hace 70 años el rosa no representaba la feminidad ni la dulzura debido que el rosa es un color más fuerte y decidido. Hoy en día se asocia a las mujeres aunque originariamente estaba ligado a los hombres. ¿Qué cambió?

La historia del color rosa

Te voy a contar brevemente la historia que no sabías sobre el color rosa. Vamos a comenzar en el Renacimiento. En muchas figuras y representaciones religiosas realizadas en esta época pueden verse vírgenes vestidas de azul -color más delicado- mientras que tanto Jesús como otros hombres aparecen vestidos de rosa.

virgen azul
“La virgen y el niño” (Fuente)
tabla renacentista
Tabla renacentista (Fuente)

Este patrón puede verse también en princesas y príncipes del siglo XVIII. En el siglo XIX aparecen los tonos pastel pero no con la finalidad de diferenciar o distinguir a los géneros. Realmente cuando esto empieza es con la llegada del siglo XX. Los bebés vestían de blanco independientemente de su sexo hasta la Primera Guerra Mundial, justo después se ha encontrado la primera referencia que indica cómo deben vestir niños y niñas. Así lo recoge la revista Earnshaw’s Infants Department publicada en 1918.

La regla generalmente aceptada es rosa para los chicos y azul para las chicas. La razón es que el rosa es un color más decidido y fuerte, más adecuado para los niños, mientras el azul, que es más delicado y refinado, es mejor para las niñas

 

Hay muchas teorías acerca del paradigma del por qué el cambio de estos dos colores. Lo que sí está claro es la fecha del cambio. A partir de los años 40, después de la Segunda Guerra Mundial, empieza a darse la transformación. Algunos de los factores que influyeron fueron:

  • Relación de los tonos oscuros con la vestimenta para la guerra. Los hombres iban al frente.
  • El triángulo rosa como identificativo de los homosexuales en los campos de concentración.
  • Mamie Eisenhower la primera dama del momento como referencia simbólica y su famoso vestido rosa.

El cambio no se da de la noche a la mañana. Recibe un gran empujón gracias a los nuevos hábitos de consumo. En los 70 la publicidad da el empujón final para instaurar el rosa como el color de la mujer: el ansía por las novedades de moda, electrodomésticos rosas, la marca automovilística Dodge lanzó al mercado un coche rosa y blanco para ellas…

Dodge rosa y blanco
Dodge rosa y blanco

Hoy en día es inevitable que el rosa lo asociemos a la feminidad (lazo rosa del cáncer de mamá, tasa rosa…), sería impensable imaginar el logo de Barbie en azul.

Personalmente esta historia me ha enseñado a que está en nuestras manos dar a cada color el valor que queramos y seguir viendo la realidad en múltiples colores y no sólo en dos. ¿Y tú qué opinas? Puedes dejarme en un comentario qué te ha parecido el post.

Si quieres ampliar más esta información puedes encontrarla en The Objective

Entradas creadas 13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba