El ladrón de sándwiches

Os voy a contar una historia real, antigua y divertida. Pero sobre todo educativa, porque casi siempre la realidad supera a la ficción, por eso nos inspiramos en la realidad para crear historias. Esta anécdota comienza con una nota en la nevera escrita por una chica que está harta de que alguien le robe sus sándwiches en la oficina.

Dueña del sándwich: Para la persona que me está robando los sandwiches (pavo con queso y mayonesa en pan de centeno).

Esto es ridículo. Ya somos adultos maduros, no niños. Por favor, sea responsable de sus actos, ¡y deje de robar las cosas de los demás!

Ladrón: Estimado pavo y queso en pan de centeno. Tengo tu apreciado sandwich, está a salvo. Por ahora. Deja 10 dólares en la bandeja de la nevera o nunca lo volverás a ver entero de nuevo.

Dueña del sándwich: Estimado ladrón de sándwiches, por favor, madure y devuélvame mi sándwich. ¡Esto es poco profesional! Si descubro quién está haciendo esto no dudaré en contactar con recursos humanos.

Ladrón: Estimado pavo y queso. Por cada hora que siga rechazando mis peticiones, iré quitando otro bocado de este sándwich. Por favor, tómeselo en serio… Después de todo, somos profesionales. Fdo. El ladrón del sándwich.

Dueña del sándwich: Ladrón del sándwich, ¿por qué estás haciendo esto?

Ladrón: Tic, tac. Pavo-queso… Tic, tac.

RRHH: Estimado ladrón del sándwich. Hola. Soy Tina, de Recursos Humanos. Por favor devuelva el sándwich y no investigaremos más a fondo el asunto.

Ladrón: Compradme una pizza.

Dueña del sándwich: No.

Ladrón: Por cierto… Ni siquiera me lo voy a comer. Solo voy a masticarlo y escupirlo… ¿Cómo te hace sentir esto?

Dueña: ¡Eres lo peor!

Ladrón: Oh, mi querida pavo-quesito. Estoy muy lejos de ser el peor. Los defectos de la humanidad no pueden ser juzgados con una simpleza como ésta. Abre los ojos. Reaccionas agresivamente a esta ridiculez, pero ignoras la horrible naturaleza del mundo en general. Hay hambre, mi querida pavo con queso y mayonesa, un hambre que se está extendiendo desde lo más profundo y oscuro de este abismo infernal. Este sándwich es el nacimiento de una nueva era, y cuando llegue la revolución, los despreciables vagabundos como tú serán los primeros en ser devorados. Ya está escrito. Llora por el mundo que una vez conociste. Por eso, no hay más que migajas sobre el alféizar de la desesperanza que pronto serán barridas por las ráfagas del cambio.

RRHH: Hola, soy Tina de Recursos Humanos otra vez. Francis, hemos comprobado la lista de documentos pendientes de imprimir y las peticiones nos llevan a tu ordenador. Podrías por favor venir a verme a la mayor brevedad posible.

Ladrón: Lo siento. Por favor, no me despidan.

 

Muchas empresas se pelean por contar una historia que haga sentir algo a las personas y conseguir hacerla viral. Este ejemplo lo tiene todo y sin una estrategia previa. Bravo. Aplausos. Y más aplausos. 

 

“La gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo la hiciste sentir” – Maya Angelou.

 

El storytelling es una técnica que lleva muchísimo siendo utilizada en marketing y parece que cada vez se tiende a explotarla más.

Me pregunto cómo reaccionaría la empresa ante una historia tan buena, pero yo indudablemente como marca lo hubiera usado a mi favor. Espero que a Francis no le despidieran y sí le diesen la oportunidad de aportar sus ideas creativas. Aunque un castigo sí que se merecía, con la comida no se juega, por favor. 

Fuente: ABC

 

Entradas creadas 23

Un pensamiento en “El ladrón de sándwiches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba